¿Somos conscientes del estado crítico de nuestro planeta Tierra?

Seguramente sí. O tal vez. O no. Pero lo cierto es que no solo los activistas que hacen manifestaciones en la Casa Blanca, los científicos entrevistados en programas de la televisión pública, algunos YouTubers que se suben a la ola, la mención hoy en los Telediarios y algún acto de algunos políticos interesantes advierten de la gravedad de la situación.

Hoy, 17 de mayo, se celebra el Día Mundial del Reciclaje.

 

Y la consigna es muy fácil: reducir, reutilizar  y reciclar. Las tres palabras parecen de un eslogan publicitario, pero, para evitar dudas, lo aclaramos:

Reducir

Los supermercados nos venden productos en envases de plástico o, en el mejor de los casos, de papel.

Se pueden comprar los mismos productos sin envase, es decir “a granel”.

Se pueden llevar los envases de casa y pedir que los rellenen. Los de tela, por ejemplo, o también se pueden comprar los “tamaño familiar”, en donde un mismo envase aloja el doble de producto. A mí me gusta esta opción, ya que voy al supermercado del barrio. Luego, guardo los envases para su eliminación en el contenedor correcto.

Reutilizar

Dar una nueva vida a las cosas. Una botella de plástico puede servir de contenedor de botones o servir de macetero.

Las cajas de cartón pueden organizar papeles. Nosotros usamos las cajas de zapatos para archivar los papeles de la tienda. Y los bidones de 5 litros cortados son excelentes maceteros y, al ser rectangulares, caben en el balcón.

Reciclar

Casi todo se puede reciclar en este momento.

Los papeles son el mejor ejemplo: el reciclaje de 1.000 kilos de papel equivale a 17 árboles nuevos (que evitamos cortar). En este caso, vamos bien. Todos hacemos uso del espacio en la calle para dejar las cajas de cartón de nuestras compras por internet, o del nuevo televisor. Un poco guarros, eso sí, algunos “cómodos” no las desarman para colocar dentro del contenedor, sino fuera, ocupando un espacio visual francamente decadente. Pero bueno, con un poco de paciencia y más civismo lograremos una ciudad más limpia y ordenada.

Las botellas de plástico son el otro ejemplo clarísimo: en España más del 50% de los envases se reciclan y, aunque esté lejos del ideal (el 99%), creo que vamos por buen camino. Las botellas se procesan para transformarse en materia prima de nuevas botellas. Y esto no es solo poético: de esta manera evitamos que este plástico llegue a los desagües y, finalmente, al mar.

Es triste ver en los documentales las islas artificiales de plástico.  Pero no nos están mintiendo: hay varias islas que parecen arrecifes de coral, solo que estas formaciones de plástico son dañinas para los peces que quedan atrapados y mueren.

La mayor isla se encuentra en el océano pacifico: la Great Pacific Garbage Pack, a la altura de Hawai y California, y su tamaño es equivalente ¡a la totalidad de la Union Europea! (unos 4 millones de km2). ¡Y hay 7 de estas islas! Cada océano va acumulando la suya en el remanso de las corrientes marinas (es decir, donde no hay corrientes).

Les invito a ver un informe de estas islas de plástico aquí. 

¡Y claro que podemos hacer algo!

Lo primero es tomar consciencia.

Lo segundo ser ordenado y separar la basura.

Lo tercero es depositarlo en el contenedor correcto. Les recordamos los tipos de contenedores:

AZUL Papel y cartón.

AMARILLO Envases (botellas y bolsas de plástico y latas de conserva). Mejor limpios y aplastados (para que ocupen menos lugar).

VERDE Vidrios (pero sin las tapas, que van en el de envases).

VERDE OSCURO Materia orgánica (es decir, restos de comida).

La UNESCO estableció el Día Mundial del Reciclaje en el año 2005 y está en nuestras manos (y no en los políticos) hacer un mundo mejor.

Y, por supuesto, en relación a la vestimenta, nosotros podemos ser responsables sin “tirar” la ropa que ya no nos gusta de la temporada anterior. Podemos hacerla “circular” entre nuestro grupo de amigos o familiares (se da mucho en las familias con hijos de edad escolar).

O ser “FAN” de la ropa VINTAGE. En El Rincón de Tía Jo nos adherimos al Día Mundial del Reciclaje con mucho respeto por el planeta.

¿Sabías que la mayoría de las prendas de El Rincón de Tía Jo son recicladas? (El solo hecho de ser vintage implica que las prendas ya tienen unos 25 años de edad y van por su segunda o tercera vida).

¿Sabías que en El Rincón de Tía Jo los vestidos vintage se reciclan, fabricando prendas nuevas en nuestro taller?

¿Y sabías que en El Rincón de Tía Jo adaptamos prendas, haciendo pequeños arreglos para adaptarse a la talla de nuestros/as clientes/as?

De esta manera, en El Rincón de Tía Jo ponemos nuestro granito de arena para cuidar el planeta sin producir más basura. Te invitamos a visitar la tienda en calle Velarde 4, local derecha (L20), y descubrir por tu cuenta el maravilloso mundo del reciclaje en tiempo real.