Condiciones Generales

Condiciones Generales

El Rincón de Tía Jo sólo acepta prendas que considere adecuadas a la demanda estacional en el momento de la formalización del contrato de servicio; por ejemplo, no aceptamos abrigos en el verano.

En términos generales no aceptamos ropa interior, ropa de dormir, bañadores o ropa hecha a mano (ya que es difícil de etiquetar o valorar), ni ropa de niños ni hombres.

Recibimos tus artículos en depósito:

Una vez nos aseguramos que tus artículos cumplen con los estándares de El Rincón de Tía Jo, recibimos tus artículos en depósito. El tiempo del depósito es por 6 meses, es decir, por una temporada o estacionalidad, pero puede ser menor si la fecha en que se formaliza el depósito es ya avanzada en la temporada.

La recepción de tus artículos se hará mediante cita previa para dedicarte un tiempo solo para ti, optimizando tu tiempo y el nuestro y evitar demoras  innecesarias. El encuentro es sin compromiso para ambas partes.

El precio lo acordamos entre ambas partes y de forma realista, ya que no queremos que se vendan productos por encima de su precio de mercado. El PVP no incluye IVA, ya que estos artículos de reestreno o segunda mano están exentos por ley.

Cómo recibes tu dinero por las ventas:

Para cobrar el dinero correspondiente a la venta de tus prendas y/o complementos, lo puedes hacer de dos formas; tú eliges la que mejor se acomode a tus necesidades:

  • Mensualmente, a partir del día 15 del mes siguiente al contrato.
  • Una vez que se haya vendido todo lo depositado.

Puedes optar por recibir el pago en efectivo o por transferencia bancaria.

El Cliente percibirá el 50% del precio al que finalmente se venda la prenda o artículo, previo descuento del IVA. El Rincón de Tía Jo percibirá el otro 50% por la comisión de servicios (en el caso de artículos cuyo PVP supere los 200€ se cobrará el 40% de comisión, y en los superiores a 300€ se cobrará el 30%). Esta Comisión existe para mantener nuestro compromiso de calidad en los artículos ofrecidos y en los servicios brindados a clientes y proveedores.

Por ejemplo:

  • si el artículo se vende en 100€: el cliente cobra 50€ (100×50%)– 10,50€ de IVA = 39,50€
  • si se vende en 200€: el cliente cobra 120€ (200x 60%) – 25,20€ de IVA = 94,80€
  • si se vende en 300€: el cliente cobra 210€ (300x 70%) – 44,10€ de IVA = 165,90€

A menudo organizamos campañas de marketing para poder vender ciertos artículos seleccionados con el objeto de beneficiar a la clientela.

Una vez superado el tiempo de depósito, se procede a la devolución de los artículos que no tengan demanda o no se hayan vendido, y para ello una vez más se concretará un encuentro.  En caso de no ser retirados en treinta días desde su notificación fehaciente, El Rincón de Tía Jo los donará a una entidad de bien público como Caritas.

Para garantizar los procedimientos descriptos con anterioridad y evitar confusiones, todos los puntos  anteriormente citados y otros adicionales, están contenidos en el contrato que firmamos ambas partes al formalizar el depósito.

Nuestro Compromiso

Compromiso 1: Con todas las ventajas y garantías que ofrecemos, tus prendas, accesorios y complementos encontraran otra dueña que las vestirá y disfrutara como nuevas, ya que El Rincón de Tía Jo no es una tienda de ropa “a granel”; muy por el contrario, elegimos con cuidado, acondicionamos y presentamos las prendas con esmero como si fueran para nuestro uso personal.

Compromiso 2: Otra ventaja  de nuestro sistema es que, además de generarte un dinero no previsto para ti, darás a otras personas la oportunidad de comprar ropa a precios muy atractivos para atender sus obligaciones familiares, sociales, y/o laborales.

Compromiso 3: Por otro lado y con una mirada global, este círculo de renovar las prendas hace que esta segunda oportunidad o reestreno sea una actitud “sostenible” con el Planeta, ya que no tiramos sino que reciclamos. Es una buena forma de reducir el impacto medioambiental de la ropa que compramos.

Compromiso 4: En acuerdo entre las partes, la ropa que se no se encuentre en condiciones aceptables para su venta, la donamos a una entidad de bien público como Caritas. De esta manera, nada se pierde y se colabora con las personas que menos recursos tienen.